Lo bueno no pasa de moda

Cuando piensa en París piensa en clásicos. Piensa en tostadas francesas, en un beso francés en una película en blanco y negro, en mujeres delgadas y estilizadas luciendo atuendos que no son lo último de la moda porque ellas son quienes crean la moda. Francia ha cosechado esa fama de glamour desde siempre. A pesar de haber derrocado a la monarquía, los franceses siempre han sabido llevar ese aire de elegancia natural que los distingue en el mundo entero. Y aunque el mundo de la moda y el buen comer no están necesariamente relacionados, sí está presente la clase en cada preparación culinaria, al punto de ser pequeñas obras de arte.

Como mismo Coco Chanel es toda una institución en el mundo de la moda, la cocina francesa es un referente de calidad a nivel mundial. Tanto es así que se ganó el título de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Tiene miles de recetas que forman parte de la vida cotidiana de todos, no solo en Francia. Es por eso que por todos los países del mundo hay repartidos establecimientos de comida francesa. Los dulces y postres son especialmente deliciosos, y saber que son de origen francés es un sello de calidad por sí mismo.

Sin embargo, hay en Nueva Orleans una cafetería famosa por servir dulces franceses, que se acredita el mejor beignet del mundo. Los beignets son bollos preparados a base de harina y fritos, algunos con frutas dentro. Semejan a los churros españoles. Y no es fanfarronería. El Café du Monde cumple con las expectativas de quienes llegan a degustar el famoso plato. Además sirve gran variedad de dulces como macarons, croissants y tartes tatin.

El café, que por estas fechas celebra aniversario, se mantiene lleno todo el año. Si desea visitarlo infórmese sobre los mejores días y horarios para hacerlo.

Add Your Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *